Navigation Menu

5 tips para conseguir una mandala preciosa


Colorear una mandala es relativamente fácil, ¿a que si?

Pero a veces vemos un montón de mandalas por internet o en pinterest y pensamos ¿qué tiene esa que no tiene la mía?  ¿porqué a mi no me queda tan prolijo?

Os voy a contar cinco secretos para que tu mandala luzca preciosa:

Tip 1: Escoge la paleta de colores antes de comenzar.

Prueba en un trozo de papel cómo se ven juntos, y piensa si la combinación es armoniosa, sino cambia alguno.  Aunque te suene muy lógico, te lo recuerdo de primero porque es básico.  No es lo mismo tener más o menos pensado que colores vas a usar a sentarte a ver cómo sale.


Tip 2: Rellena partes de la mandala usando tres tonalidades del mismo color.

Es muy fácil de hacer, solo tienes que colocar el color más fuerte en el centro de la figurita y luego ir aplicando dos o tres tonos más hacia afuera.  Quedará un efecto en degradado muy bonito.


Tip 3:  Colorea primero los bordes

Si haces el borde de la figura antes, además de que así no se te sale el trazo al rellenar, también tiene la ventaja de que podrás matizar mejor al aplicar el color interior.




Tip 4: Delinea las formas con rotulador de tinta permantente.

Esto es lo que le da más vida al dibujo.  Cuando terminas de colorear, prueba repasar los bordes con un rotulador negro. Yo utilizo Micron 0.1 (su tinta es Archival Ink), porque el secado es instantáneo, y así no hay el riesgo de que se corra la tinta mientras voy trabajando.

Fíjate en la foto, la diferencia entre el área de la mandala delineada y la que no lo está.



Tip 5: Para darle un acabado todavía más vistoso haz algunos puntos blancos

Haz varios puntos o trazos delgados como si fueran luces.
Yo utilizo un boli de gel o incluso si no tengo con un corrector de tinta blanco de los que se usan en la oficina.



Resultado final:



Venga, ¿a qué estás esperando para ponerlos en práctica?





0 comentarios:

Gracias por tu opinión ;)

Follow @ ilenistorres